Vivimos en los 80 y crecimos rodeados de píxeles con nuestros primeros ordenadores y consolas. Así que no podemos dejar de confesar nuestro amor por ellos con esta ilustración.