We lived in the 80s and grew up surrounded by pixels with our first computers and consoles. So we cannot help but confess our love for them with this illustration.

Vivimos en los 80 y crecimos rodeados de píxeles con nuestros primeros ordenadores y consolas. Así que no podemos dejar de confesar nuestro amor por ellos con esta ilustración.